14 de enero de 2009

Enloviándome



Vivo sin vivir en mí. Bueno, vivo viviendo en mí pero sólo físicamente. La mente se ha ido de vacances. Que el rollo de que somos cuerpo y mente y tal y cual, pascual me da igual. Bien, yo prefiero pensar que somos más mente que cuerpo. Haciendo ese balance, me declino por el vivo sin vivir en moi.



Yo y él y que se acabe el mundo. Él y tú y que me acabe yo.


Horas de sombra por sorpresa. Volvemos de trabajar, agotamiento y tranquilidad. Al sofá. Date prisa que la cafetera va a rebosar. Corre ven, que la noche rápido va a terminar y tenemos cientos de cosas que contar.

Quiero saber lo que me queda por vivir. Quiero vivir lo que me queda por sentir.


Si supiéramos nuestro futuro probablemente no se cumpliría porque no haríamos muchos esfuerzos en conseguirlo. Confiaríamos en que llegaría. Algún día.

Por eso me aguanto (también dí que no me queda otra..el futuro no se puede saber) y espero. Y voy completando mi juego.



Feliz miércoles.



2 comentarios:

*leyre* dijo...

Yo prefiero que no se sepa.... es màs emocionante!!

Mañana voy a estella, y supongo que me quedare ahi hasta el domingo, asi que te veo el finde, no? que tengo ganas de hacer algo las tres pipiolas!!

te quiero zorrilla, un besoooo

En el 5º Anillo de Saturno dijo...

Esa es la gracia,que no te condicione el saber lo que ocurrirá.Claro que a veces se llama incertidumbre,pero sería como ver la película de un libro que ya has leído:ya sabes la historia y encima te decepciona porque en tu cabeza pasaba más bonito

Feliz miércoles también para Picapleitos

Matasanos