23 de agosto de 2011

Al fresco


¿Que qué es lo que tenemos? Tenemos de tó. Hasta (y esta vez sí) una terracita en un séptimo piso para estar bien frescos a la noche, que este calor es belicoso. Parece que a tanta altura, tan lejos del asfalto se piensa mejor. Se siente vértigo al asomarte, pero oye, hay una valla estupenda para evitar caídas. 

Que llegue ya septiembre y esa sensación que crea en todos nosotros de ''comienzo'', a pesar que estamos a mitad de año. Aunque nos adentremos en terrenos ignotos, como dice mi madre cuando se pierde con el coche. Porque cuarto de carrera no es tontería, y yo sé que puedo y lo voy a hacer. 

Satisfacción. Pura satisfacción. 


Lo escribo y ya no lo hablo más. Sigue ahí, tan real y tan posible como hace un año. Es decir, poco. Que lo echo de menos. Pero cuando una puerta está más que cerrada, no queda otro remedio que saltarla. Y eso es algo, que ahora mismo no puedo hacer. No tengo escalera.

1 comentario:

Marta (Tuki) dijo...

No sabes lo raro que se hace empezar en agosto. Y que en lugar de un calor que hace que se caiga los pájaros, haga un frío atronador.

Claro que puedes. Siempre puedes.

Besos desde el hemisferio sur.

Marta