25 de marzo de 2009

Cambios



Plataforma perejil.


Vaya vaya que sueñito tuve el otro día. Os lo cuento...


Estábamos cinco amigos míos y yo. Tres chicos y tres chicas. En dos lados diferentes. El poder de salvar la vida de los chicos estába en las manos de las chicas. Y debíamos hacer lo siguiente:
Sin comunicarnos entre nosotras, debíamos de pensar cada una en uno de ellos. Si coincidíamos las tres en el mismo, moríamos los 6. En caso de que dos pensaran en uno y la otra en un segundo, el tercero moriría.

Me desperté a las 6 de la mañana con una sensación terrible, no recordaba el desenlace, pero como el sueño era más bien enrevesado y seguramente lo iba a olvidar, me levanté y lo escribí.
Puede parecer sencillo, pero la verdad que lo pasé muy mal. Desde mi perspectiva estaba segura de que al menos uno iba a morir. Y casí tenía claro quién.
---------------------------------------------------------------------------------


Dos días diferentes. El primer día que ví a esa mujer hacía mucho frío. Iba con poca ropa, el pelo teñido de rojo, con alguna que otra calva y una maleta pequeña de color azul celeste. Cara marcada y ojos tristes. Boca fina y movimientos torpes.

El segundo día que la ví fue anteayer. Hacía un calor de espanto y la mujer se subió al autobús en la misma parada que lo había hecho la semana anterior. Tenía el pelo rosa y las canas que antes aparecían entre el poco pelo rojo habían desaparecido. Iba con mucha ropa, demasiada para la temperatura que había. Y no llevaba nada, ni un bolso, ni una cartera. Sólo su boca fina y sus movimientos torpes.

Esta vez no se sentó frente a mí, pues el sitio lo ocupaba un chaval que parecía demasiado inmerso en el juego de su PSP como para darse cuenta de la cantidad de vidas que estaban subiendo al autobús.
Siguió recto hasta el final y se sentó. De cuando en cuando yo me volvía para mirarla. No podía parar de imaginar su vida. Era una mujer interesante. Y se me ha quedado grabada en la mente. Espero poder encontrármela de nuevo la línea 9.
-----------------------------------------------------
Resulta que sin darme cuenta han cambiado muchas cosas. Son cambios no buscados, cambios repentinos. Que se hacen notar a largo plazo. Y para cuando quieres darte cuenta, ya no se puede remediar el change.

Y para cambios el que estamos esperando en el piso, leñe! Queremos internete, a la voz de ya! Es algo necesario..muy necesario.


Y ya tenemos hotel reservado en Madrid para ver el partido de la Selección. Ahora toca confraternizar con los Turcos!


1 comentario:

En el 5º Anillo de Saturno dijo...

siempre se puede remediar el change

jailoviuuu